Bebe Principe Rendira Cuentas al Fisco de EE.UU

El interés de las autoridades fiscales obedece a que el bebé tiene doble nacionalidad: británica, por su padre Harry, y estadounidense, por su madre Meghan, la duquesa de Sussex.

El interés de las autoridades fiscales obedece a que el bebé tiene doble nacionalidad: británica, por su padre Harry, y estadounidense, por su madre Meghan, la duquesa de Sussex.

¬ęCuando uno de los padres de un ni√Īo es estadounidense y ha residido en los Estados Unidos durante cinco a√Īos, incluidos al menos dos a√Īos despu√©s de los 14,¬†entonces el beb√© es estadounidense¬Ľ,¬†afirma David Treitel, fundador de American Tax Returns, una asociaci√≥n que asesora a expatriados estadounidenses en el Reino Unido.

¬ęEs el caso de Meghan¬Ľ, agrega.

Lo peculiar es que la nacionalidad estadounidense est√° sujeta a condiciones particularmente restrictivas: como cualquier buen ciudadano estadounidense que nace, crece y muere en cualquier parte del mundo, este beb√© tendr√° que dar, cada a√Īo,¬†prueba de transparencia a las autoridades fiscales.

Desde su nacimiento, deberán declararse las cuentas bancarias que los padres del bebé alimenten para garantizar su futuro.

Tambi√©n los ingresos que el beb√© pueda generar si sigue los pasos de su madre, una exactriz, y act√ļa en televisi√≥n o en pel√≠culas.

A trav√©s de esas declaraciones y las de su madre,¬†¬ęel fisco estadounidense obtendr√° mucha informaci√≥n sobre la riqueza de la pareja¬Ľ¬†real, se√Īala Treitel.

El IRS, la dirección de rentas de Estados Unidos, también exige que se declaren los regalos valiosos ofrecidos al bebé por ciudadanos no estadounidenses.

¬ęImaginen que la reina obsequia al beb√© un hermoso y especial libro de arte de la colecci√≥n real, con pinturas de Van Gogh o Mir√≥.¬†Si el regalo vale m√°s de 100.000 d√≥lares, deber√° reportarlo¬ę, dice Treitel.

Sin embargo, los regalos del ¬ębaby shower¬Ľ que Markle recibi√≥ en Nueva York no tendr√°n que ser reportados si fueron hechos por otros estadounidenses, dijo el experto.

Aunque madre y beb√© deber√°n presentar formularios que ocupar√°n por largas horas a sus contadores, posiblemente no tengan que pagar muchos impuestos, ya que estos podr√≠an ser compensados por los pagados en Reino Unido, seg√ļn dijo a The Wall Street Journal la especialista en el tema Laura Saunders.

¬ęEstadounidenses accidentales¬Ľ

Los esfuerzos de las autoridades estadounidenses por mantener una vigilancia muy estrecha de sus expatriados puede tener consecuencias importantes para personas cuyo √ļnico v√≠nculo con el pa√≠s es que nacieron all√≠.

Tal es el caso de los llamados ¬ęestadounidenses accidentales¬Ľ, queautom√°ticamente recibieron la ciudadan√≠a por haber nacido ah√≠, pero que se fueron del pa√≠s de muy peque√Īos y no han tenido ning√ļn otro v√≠nculo.

Tras la adopción en 2010 de la ley Foreign Account Tax Compliance (FATCA), que reemplazó el criterio de nacionalidad con el de domicilio fiscal, esos estadounidenses se ven obligados a declarar sus ingresos a Estados Unidos y en algunos casos también a pagar impuestos.

Muchos de ellos se fueron del pa√≠s muy peque√Īos y la Asociaci√≥n de Estadounidenses Accidentales que les agrupa pidi√≥ al presidente Donald Trump el a√Īo pasado encontrar una soluci√≥n a su dilema.

Su estatus puede llegar a convertirse en un asunto delicado. Si se niegan a cumplir ante las autoridades estadounidenses, los bancos en sus países de residencia pueden ser sancionados. Entonces, estas entidades pueden negarles servicios como cuentas o hipotecas.

En un grado menor, la familia real británica tampoco podrá eludir sus obligaciones fiscales en Estados Unidos: una declaración de impuestos inconsistente puede dar lugar a multas importantes.

Pero hay una soluci√≥n para evitar dolores de cabeza a los contadores de la pareja real:¬†Meghan puede renunciar a su ciudadan√≠a estadounidense.¬†Sin embargo, si lo hiciera, igualmente deber√°n ser presentadas las declaraciones de impuestos del ni√Īo hasta que cumpla 18 a√Īos.